CÓMO LIMPIAR MAQUINARIA PARA HOSTELERÍA

Unos cuántos trucos sobre como limpiar maquinaria para hostelería.

Después de una cena a la luz de las velas y la luna, unos manjares exquisitos y una compañía inmejorable, notas que hay algo que puede estorbar tu velada.

Bueno, tu velada y cualquier tipo de comida, porque después de una gran cena y con la barriga llena toca el peor momento de la noche: limpiar la cocina.

Está claro que para hacer éste risotto que tanto ha impresionado a tu invitado has dejado la cocina, como diría mi madre, “hecha un Cristo”.

No sabes como pero hay manchas y migajas en espacios que hasta desconocías de tu cocina, máculas que pondrán a prueba tus dotes de equilibrista cuando tu propósito sea eliminarlas.

Por ello en Sayl pensamos que sería un valor añadido facilitar la limpieza de nuestra maquinaria, ahorrándote posiciones y movimientos más típicos del “Cirque du Soleil” que de una cocina.

Plantéate lo siguiente, ¿no sería más fácil llegar a la suciedad si pudieras acceder a ella des de cualquier punto o grado?

Por arriba, por la derecha, por abajo, por la izquierda, en diagonal… ¿verdad que sería más sencillo?

Pues en Sayl diseñamos nuestra maquinaria para facilitarte la limpieza. Como lo oyes, te ayudamos a que la velada que comentábamos sea mucho más amena, ya que facilitarte la limpieza es una gran noticia para todo el que, como tú, esté leyendo esto.

A continuación dejamos algunos consejos y recomendaciones para que no dañes y mantengas impoluta tu vitrina Sayl.

Para los que estáis a punto de adquirir una vitrina nuestra os recomiendo que volváis para leer como limpiarla cuando la tengáis (que esperamos que sea dentro de poco).

Para los que ya tenéis una vitrina Sayl, estad atentos:

Para poder limpiar los CRISTALES de nuestra maquinaria:

1.- Es importante siempre empezar la limpieza de un cristal sacando la suciedad o polvo acumulada hasta el momento de la limpieza.

2.- Momento de escoger el producto a usar. Para este apartado existen diferentes opciones. Lo más habitual es usar un limpiacristales específico, pero también es muy usado el amoníaco así como el vinagre blanco.

3.- Una elección importante es la del utensilio con el que limpiar. Escoge siempre un trapo que no desprenda pelusas para evitar ralladuras.

4.- Es más limpio si usas un cubo de agua o producto para limpiar y un cubo para enjuagar.

5.- Finalmente un trapo suave es la mejor opción para secar los cristales.

Para poder limpiar las partes de ACERO INOXIDABLE de nuestras vitrinas:

1.- Lo más importante de todo es quitar la mugre y suciedad. Quitando los restos de comida, huellas y grasa para que con una bayeta y un detergente suave puedas cumplir tu cometido.

2.- Si quieres desengrasar: Intenta respetar la dosis que se estipula en el mismo material, a su vez es importante mirar las temperaturas con las que se aplica.

3.- Si necesitas desinfectar: cabe remarcar que las dosis de desinfectante no limpian la vitrina, pero es necesario que sigas las instrucciones del fabricante para no dañar la máquina.

4.- Aprovecha para retirar el exceso de producto que vas puliendo. Es recomendable hacer ésta acción siempre con un trapo seco.

5.- Momento de aclarar: Es necesaria siempre una cantidad abundante de agua.

6.- Pulir: Si quieres reflejarte en tu propia máquina recomendamos que pulas en la dirección del patrón del acabado.

Para las partes de METACRILATO de las vitrinas hay diferentes métodos:

1.- Es importante tener mucho cuidado al manipular el material que se va a limpiar, pues el metacrilato parece muy resistente, pero es necesario tener la máquina bien sujeta para que no pueda partirse.

2.- Antes de la limpieza intentaremos sacar el polvo a través de un paño mojado en agua destilada.

3.- NO uses: detergentes abrasivos, disolventes, limpiacristales o cualquier producto con alcohol, pues dañaría fácilmente las propiedades del metacrilato.

4.- SÍ usa: un trapo suave, preferiblemente de algodón, con un poco de agua i la cantidad justa de jabón neutro.

5.- Las manchas podrán ser retiradas con un el simple jabón neutro.

Ahora ya dejo que puedas seguir con tu risotto exquisito, tus velas y tu cita.

¡Qué suerte tienen algunos!